¿CREER EN LA INERRANCIA DE LA BIBLIA REQUIERE CREER EN EL CREACIONISMO  DE UNA TIERRA JOVEN?


¿CREER EN LA INERRANCIA DE LA BIBLIA REQUIERE CREER EN EL CREACIONISMO  DE UNA TIERRA JOVEN?

por Dr. Norman L. Geisler

Copyright © 2014 Norman L. Geisler – Todos los derechos reservados

Traducido por Pastor Alejandro Molero, Venezuela

 

La edad de la tierra es un tema muy acalorado entre los evangélicos. Los que creen en una tierra antigua, como la mayoría de los científicos, creen que el universo tiene miles de millones de años de antigüedad. Los que creen en una tierra joven, miden la edad del universo en miles de años . El debate no es nuevo, pero la insistencia de algunos de los que creen en una tierra joven respecto a que la infalibilidad de la Biblia exige una posición de Tierra Joven, si es relativamente nueva.

El Punto de Vista Bíblica de la Tierra Joven

A fin de establecer la visión de la Tierra Joven, uno debe demostrar que

  1. no hay brechas de tiempo en el registro bíblico y
  2. los “días” de la creación en Génesis son seis sucesivos días de 24 horas.

Las posibles brechas en Génesis

Desafortunadamente para los que creen en una tierra joven, estas dos premisas son difíciles de establecer, por muchas razones .

  1. Podría haber habido una diferencia de largos períodos de tiempo antes de Génesis 1:1 (llamado Creacionismo Reciente) .
  2. Podría haber habido una brecha entre Génesis 1:1 y 1:2 (llamada la Teoría de la Brecha con o sin la intervención y caída de Satanás, como Scofield relató)
  3. Podría haber habido largos intervalos entre los seis días literales de 24 horas (Teoría de la Alternancia de los Días) El punto aquí no es defender ninguno de estos puntos de vista sino, notar que la creencia en una Tierra Antigua no es incompatible, en principio, con la creencia en la inerrancia bíblica y la interpretación literal del Génesis.
  4. Existen brechas de tiempo bien conocidas después de Génesis. Por ejemplo , Mateo 1:08 afirma que “Joram engendró a Ozías” pero en 1 Crónicas 3:11-14 se menciona tres generaciones que faltan entre Joram y Ozías. Del mismo modo , Lucas 3:35-36 enumera una generación perdida (Cainán) no se menciona en Génesis 11:20-24 .

Así, con brechas demostrables en las genealogías, el punto de vista de la “Cronología Cerrada” necesitaba apoyar que la visión estricta de una Tierra Joven no es real. Esto significaría que una visión joven de la tierra de la creación alrededor de 4000 AC no sería factible. Y una vez que se admitan más brechas de tiempo, entonces ¿cuándo dejarán de de aparecer los puntos de vista de los que creen en una tierra joven?

La evidencia de que los ” días ” de Génesis pueden suponer más de seis días de 24 horas para la Creación

No sólo es posible que existan brechas de tiempo en Génesis 1 sino que también hay evidencia de que los “días” de Génesis no son 6 sucesivos días de 24 horas. A esto se ha llamado el Punto de Vista de la Edad de los Dias (ver Hugh Ross, “Creation and Time” y Don Stoner, “una nueva mirada a una Tierra Vieja” ). Considere lo siguiente:

  1. En primer lugar, la palabra “día ” (heb. yom) no se limita a un día de 24 horas en el registro de la creación. Por ejemplo , se utiliza de 12 horas de luz o durante el día (en Génesis 1 : 4- 5a).
  2. También se utiliza de un día entero de 24 horas en Génesis 1:5b , donde se habla el día y la noche juntos como un “día “.
  3. Además, en Génesis 2:4 la palabra “día” es usada para los “seis días de la creación” cuando afirma: “Estas son las generaciones de los cielos y la tierra cuando fueron creados en el día [yom] que el Jehová Dios los hizo “(Génesis 2:04 )
  4. Y aún más, en el “séptimo día” Dios “descansó” de su obra de creación. Pero según Hebreos 4:4-11, Dios está todavía descansando y nosotros podemos entrar en Su descanso sabático (v. 10). Por lo tanto, el séptimo día de descanso creación está todavía en curso, unos 6.000 años más tarde (incluso según la cronología de la Tierra Joven)
  5. Además, hay alternativas bíblicas a la más fuerte discusión de un día de 24 horas . Por ejemplo:

5.1.       la serie numerada con la palabra “día” (como en Génesis 1) no siempre se refiere a día de 24 horas, como muestra Oseas 6:1-2.

5.2.       También, “tarde y mañana “, a veces se refiere a períodos más largos de tiempo, en lugar de 24 horas, como lo hacen en los días proféticos de Daniel 8:14.

5.3.       Y la comparación con la semana de trabajo en Éxodo 20:11, no tendría que ser de una comparación minuto a minuto, sino unidad por unidad. Además, es sabido que el séptimo día es más largo de 24 horas (Hebreos 4:4-11 ) . Así que , ¿por qué no pueden los demás días ser más largos también?

5.4.       En cuanto a la muerte antes de Adán, la Biblia no dice que la muerte de toda la vida fue el resultado del pecado de Adán. Sólo se afirma que “la muerte pasó a todos los hombres” a causa del pecado de Adán” (Romanos 5:12 , énfasis añadido), y no a todas las plantas y animales, a pesar de que toda la creación fue sujeta a ” la esclavitud de la corrupción ” ( Rom. 8 : 21 )

  1. Otros como Hermon Ridderbos (Autor de “¿Existe un conflicto entre Génesis 1 y las Ciencias Naturales?” ) considera los “días” de Génesis como marco literario para los grandes eventos creativos del pasado. Y otros (Bernard Ramm, Autor de “El Punto de Vista Cristiano de la Ciencia y la Escritura”) consideró que los “días” de Génesis eran seis días de 24 horas de la revelación (en los que Dios reveló lo que había hecho en el pasado antiguo al escritor de Génesis), pero que no eran días literales de creación. Una vez más, el punto aquí no es defender estos puntos de vista, sino señalar que hay alternativas a la posición de una tierra joven, la mayoría de los cuales no son incompatibles (en principio) con la creencia en la inerrancia de la Escritura.
  2. El Punto de Vista del Tiempo Relativo afirma que la Tierra es tanto jóven como antigua, dependiendo de cómo se mida. Gerard Schroeder, un físico judío (Autor de “El Génesis y el Big Bang”), argumentó que según el tiempo de Dios, cuando creó el universo sólo fueron seis días literales de creación. Pero medido en tiempo nuestro, la creación del universo tiene miles de millones de años de antigüedad.
  3. El Punto de Vista de la Edad Aparente propone que el universo sólo se ve viejo, a pesar de que es joven. El libro de Philip Henry Gosse fue titulado Omphalos (1857), lo que significa ombligo, proponiendo que Adán tenía un ombligo, a pesar de que fue creado como un adulto. Del mismo modo, en este punto de vista el primer árbol habría tenido anillos en ellos el día en que fue creado.

Si hay evidencia de brechas en Génesis y el período de tiempo involucrado en los seis días del Génesis, entonces el punto de vista de la Tierra Joven no apoya de manera convincente sus dos pilares. Como mínimo, deja espacio para la duda razonable. En vista de esto, uno puede preguntarse por qué es que muchos todavía se aferran al punto de vista de la Tierra Joven con tanta tenacidad.

Una Presunción Teológica

Para algunos, la creencia en una Tierra joven parece estar basada en una especie de intuición o en la fe en la omnipotencia de Dios. Se razona que si Dios es todopoderoso, entonces, ciertamente Él no habría tomado millones de años para hacer de la tierra . Sin embargo, por reducción al absurdo, uno podría preguntarse por qué Dios no lo creó en seis minutos o seis segundos en lugar de seis días. Si Él es todopoderoso y puede hacer algo de la nada, entonces ¿por qué Él no crea todo el asunto de un solo golpe instantáneamente!

El miedo Evolutivo

Muchos defensores de la teoría de la tierra joven parecen tener miedo de conceder largos períodos de tiempo por temor a que puede ayudar a apoyar una conclusión evolutiva. Sin embargo, esto no necesariamente sería así por dos razones.

En primer lugar, el tiempo , como tal, no ayuda a la evolución. Dejar caer confeti rojo, blanco, y azul de un avión de mil metros sobre el suelo no producirá una bandera estadounidense en nuestro patio. Y subir a diez mil pies (y darle más tiempo para caer) tampoco ayudará a formar la bandera. El tiempo como tal no organiza las cosas en diseños complejos, sino que mezcla aleatoriamente el material. Se necesita una causa inteligente para formar en una bandera estadounidense. Además, separar los actos sobrenaturales de la revelación de Dios a Adán, Noé, Abraham, Moisés y los profetas por muchos cientos de años no los hace menos sobrenaturales. Simplemente hace que su revelación sea progresiva en un período de tiempo. Lo mismo podría decirse de los actos de la creación de Dios, si es que fueron separados por largos períodos de tiempo.

En segundo lugar, hay un montón de otros problemas con la macro evolución porque esta no explica (sin una causa inteligente que intervenga) (a) cómo algo puede venir de la nada, (b) ¿cómo lo inanimado no puede venir de la vida, (c) la inconciencia puede producir conciencia, y (d) cómo los seres no racionales pueden producir seres racionales. Los períodos largos de tiempo como tal no explican ninguno de estos problemas, sino que se necesita la intervención de alguien inteligente para hacerlo.

Como hemos visto, las premisas del Punto de Vista de la Tierra Joven son susceptibles a objeciones serias. No hay ninguna carcaza hermética para el punto de vista de una tierra joven, desde un punto de vista bíblico. Así, mientras que esa postura pudiera ser compatible con la inerrancia, sin embargo, la inerrancia no requiere de la creencia en una Tierra joven.

La condición histórica de la Teoría de la Tierra Joven

Históricamente, la teoría de una tierra joven nunca ha jugado un papel importante, y mucho menos crucial en la historia de la Iglesia. Se sabe que los Padres de la Iglesia (véase San Agustín, “Ciudad de Dios” 11,6 ), pero nunca fue una doctrina esencial, por no hablar de un estatus especial.

En primer lugar, el creacionismo joven de la tierra nunca se le dio un estatus de credo en la Iglesia primitiva. No aparece en ninguno de los credos apostólicos tempranos o en cualquier otro credo ampliamente aceptado en la historia de la cristiandad.

En segundo lugar, no se le concedió un importante estado doctrinal por el fundamentalismo histórico (c. 1900). Es decir, no fue aceptado o defendido por B. B. Warfield , Charles Hodge o J. Gresham Machen .

En tercer lugar, el creacionismo joven de la tierra es el gran ausente en la famosa serie de cuatro volúmenes (1910-1915) “Los Fundamentos: un testimonio de la Verdad” editado por R.A. Torrey y C.C. Dixon. De hecho, ni un solo artículo de esta serie histórica defiende el punto de vista joven del Creacionismo de la Tierra. De hecho, todos los artículos sobre la ciencia y las Escrituras fueron escritos por académicos favorables al punto de vista de la Tierra Antigua.

En cuarto lugar, los fundadores y redactores del movimiento contemporáneo de la infalibilidad (ICBI) en la década de los 70´s y 80´s rechazaron explícitamente la opinión de la Tierra Joven como esenciales a la creencia en la inerrancia. Lo discutieron y votaron en contra de lo que es una parte de lo que ellos creían que la inerrancia implicaba, a pesar de que ellos creían en la interpretación literal e “histórico- gramatical” de la Biblia, un Adán literal, y la historicidad de los primeros capítulos del Génesis. Teniendo en cuenta esta historia del punto de vista de una tierra joven, uno se sorprende por el celo con el cual algunos defensores del creacionismo joven están convirtiendo su posición en una prueba virtual para la ortodoxia evangélica.

Si el punto de vista de una Tierra Joven es verdad, entonces que así sea, pero deje que sea la evidencia bíblica y científica que lo demuestre. Mientras tanto, pretender que sea una prueba tácita de la ortodoxia servirá para socavar la fe de muchos de los vinculan tanto la inerrancia a la ortodoxia que van a tener que tirar al bebé con el agua del baño, en caso de que alguna vez se convenzan de que la tierra es antigua. Uno nunca debe atar su fe a la edad de la tierra.

Incluso si el punto de vista de la Tierra Joven fuera cierto, no por ello iba a ganar una posición en el Credo cristiano o algún equivalente. Eso es harina de otro costal reservado para las verdades que son esenciales para el Evangelio (véase Geisler y Rhodes, “Convicción sin Compromiso” ). Hay muchas doctrinas cristianas menores que no han obtenido el estado de credo, junto con El Credo de los Apóstoles en el que se declara de la creación sólo esto: “Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra” (énfasis añadido) y nada acerca de cuánto tiempo hace que sucedió.

Algunas observaciones finales

Después de reflexionar en serio estas cuestiones desde hace más de medio siglo, mis conclusiones son las siguientes: ( 1 ) El punto de vista joven Tierra no es uno de los fundamentos de la fe . ( 2 ) No es una prueba de la ortodoxia. ( 3 ) No es una condición para la salvación . ( 4 ) No es una prueba de la comunión cristiana . ( 5 ) No es una cuestión sobre la que el cuerpo de Cristo debería dividirse . ( 6 ) No es una colina en la que debamos morir. ( 7 ) El hecho de la creación es más importante que el tiempo de la creación. ( 8 ) Hay doctrinas más importantes en las que debemos centrarnos (como la inerrancia de la Biblia, la deidad de Cristo, la Trinidad, y la muerte y resurrección de Cristo, y Su Segunda Venida literal . Como Repertus Meldenius (muerto en 1651 ) lo expresó: “En lo esencial , unidad; en lo no esencial, libertad, y en todas las cosas la caridad.” Y por dondequiera que se mira, la edad de la tierra no es uno de los elementos esenciales de la fe cristiana.

Leave a Reply